Los Tres Cochinitos

¿Cuántas veces no hemos escuchado este cuento? una casita de madera, otra de paja y una tercera de piedra construidas por 3 cochinitos, deben soportar los intensos soplidos de un malvado lobo feroz que intentará derribarlas. El resto, es historia…

Al igual que muchas de las historias o cuentos para niños más populares, no se sabe con certeza cuál fue la primera versión de “Los tres cochinitos”. Hay quienes dicen que fue James Orchard Halliwell-Phillips quien la publicó en 1843. James es conocido por haber sido discípulo de Shakeaspeare (sí, el mismísimo) y uno de los coleccionistas de libros más importantes de Inglaterra. Algo curioso es que, aunque probablemente se trate de la base de la historia que conocemos actualmente, en esta versión apenas y se menciona a los cochinitos. 

El siguiente antecedente del que se tiene registro se trata de la obra del poeta escocés Andrew Lang. A diferencia de la versión más conocida de Walt Disney en donde los cerditos se llaman Flautista, Violinista y Práctico, en el relato de Lang sus nombres son Browny, Blacky and Whitey. Además, en lugar de aparecer un lobo feroz, el villano de la historia ¡es un zorro!.

Aunque cuando salió la película animada de Walt Disney en 1933 al público le encantó, en un inicio la distribuidora en Nueva York no estaba muy convencida de estrenarla. Le preocupaba que toda la historia estuviera soportada por solo 4 personajes. Para fortuna de nosotros, decidieron lanzarla a la pantalla grande y gracias a ello hoy podemos disfrutarla cuantas veces queramos.

Los 3 cochinitos es un cuento maravilloso para enseñar la importancia del trabajo y las recompensas que una tarea bien hecha puede traernos. Si no sabes qué cuento leerle a tu hijo hoy por la noche, este es sin duda una gran opción.