La Princesa y el Guisante

¿Qué se necesita para descubrir a una princesa de verdad?, según este cuento del escritor danés Hans Christian Andersen ¡un chícharo debajo de 20 colchones!

Así es, en esta historia, la protagonista que acaba de sobrevivir a un naufragio, está lejos de parecer un miembro de la realeza. Sin embargo, cuando es sometida a la prueba de dormir sobre un guisante con una gran torre de colchones encima, descubren que están ante “la verdadera princesa”, que es otro nombre conocido para este cuento.

La frase “las cosas no siempre son lo que parecen” resulta muy adecuada para describir la moraleja detrás de la historia. No juzgar por las apariencias es una de las cosas más importantes que tu hijo podrá aprender de este libro. Aunque fue publicado por primera vez en 1835; hoy, a más de 170 años, la lección sigue vigente.

A diferencia de la mayoría de los escritores que actualmente son famosos pero que en su época nadie valoró su obra, Andersen fue muy suertudo y le reconocieron sus obras en vida. Además, tiene doble mérito pues ¡era disléxico! y nunca pudo deletrear correctamente. Cuenta la leyenda que sus editores corregían una tras otras sus faltas de ortografía y mala gramática pero, eso sí, dejaron intacto el estilo coloquial que lo caracteriza y que tanto nos gusta.

¿Sabías que Andersen heredó el amor por los libros de su papá?, lo hizo leyéndole Las mil y una noches. Esa historia lo inspiró a escribir y aunque al principio no estaba seguro que sus historias fueran lo suficientemente buenas, con el tiempo se animó a publicarlas. ¡Qué bueno!, pues así hoy podemos disfrutar de sus 168 cuentos.