La Cenicienta

Una hermosa doncella, un carruaje mágico y una zapatilla de cristal son los elementos clave de esta historia que ha cautivado a los niños por generaciones.

El origen

Hace muchísimos años, por ahí del Siglo IX A.C. apareció en China la primera versión de la historia. La protagonista llevaba por nombre Yeh-hsien y el hada madrina era un pez de ¡tres metros de altura!

Tiempo después, el italiano Giambasttista Basile retomó la historia bajo el nombre de “La Gatta Cenerentola” y en 1697, el escritor francés Charles Perrault publicó “El Zapatito de Cristal” dentro de la “Colección de cuentos de mamá ganso”. Por supuesto los hermanos alemanes Jacob y Wilhem Grimm no se podían quedar atrás y “La Cenicienta” también formó parte de sus cuentos de hadas.

La princesa de los mil nombres

Debido a la variedad de versiones y a la popularidad de la historia, Cenicienta ha recibido infinidad de nombres como: Cendrillón, Cenerentola, Ventafocs, Kopsiuszek, Aschenputtel,  Zolushka y Stachtopoúta, entre otros.

La más famosa

Debido a que la película animada Disney se inspiró en la historia de Perrault, ésta se ha convertido en la versión más conocida de todas. La película se estrenó en 1950 y hasta el día de hoy es una de las favoritas de muchos niños alrededor del mundo. En 2015, Disney estrenó su nueva versión de la Cenicienta con personajes reales, y como era de esperarse fue ¡todo un éxito!

No te pierdas este clásico cuento, en dónde los deseos ¡se hacen realidad!