El Traje Nuevo del Emperador

El Traje Nuevo del Emperador es un cuento clásico que además de ser súper divertido tiene una moraleja muy importante para los niños (y también para los adultos). Como muchos cuentos infantiles, fue escrito por Hans Christian Andersen, sus historias son famosas en todo el mundo y han sido traducidas a ¡más de 80 idiomas!

El cuento empieza con un emperador que se preocupaba muchísimo por su vestuario. Tomando ventaja de esto, dos pillos decidieron visitarlo para venderle un traje hecho con tela finísima, y que además, tenía una cualidad mágica: sólo aquellos que fueran muy listos podían verlo. Por supuesto, no existía tal tela, pero como nadie en el pueblo quería parecer tonto, alababan las telas invisibles de las que estaba hecho el nuevo traje. Al final, sólo un niño, con su inocencia y franqueza, se atrevió a revelar la verdad.

Existen muchas versiones similares al cuento de Andersen, éstas se han ido pasando de boca en boca y de generación en generación.  Algunas son: “El nuevo turbante del rey” en Turquía,  “El rey y la niña astuta” en India y “El molinero con el pulgar de oro” en Inglaterra.

Lo que me encanta de este cuento es la moraleja: no debemos creer que algo es verdad sólo porque muchos lo dicen y no hay que dejarse llevar por lo que todos hacen. Se trata de ser valientes y honestos. También encontrarás otros valores como la humildad y la sinceridad. Te recomiendo leerlo con tus hijos, además de disfrutar, van a aprender.