¡Actividades para el Verano!

¡Que emoción! el verano nos da muchísimas oportunidades de explorar actividades para las que no tenemos tiempo durante el año escolar. Y por lo menos mi (y seguramente a muchas de ustedes) una de las cosas que más me gusta hacer es ¡LEER! así que aquí les tengo algunas actividades para pasar un verano divertido y diferente ¡disfruten!

Biblioteca de México: Mis Vacaciones en la Biblioteca 2015

La biblioteca de México es una opción increíble para pasar tiempo con tus hijos y ¡miles de libros! tienen una sala infantil espectacular y durante el verano además de su colección general y ludoteca tienen un programa que incluye actividades como:

  • ¿Cómo escribir una historia?
  • Veraneando en la Biblioteca
  • Todo cabe en una Historia

También puedes agendar una visita guiada de lunes a sábado en horarios específicos. Si quieres más informes habla al 4155-0800 ext. 3887 o visita su página de internet http://www.bibliotecademexico.gob.mx

IBBY México / A Leer

IBBY es una organización no lucrativa que se dedica a promover la lectura. Y durante el verano, organiza un curso para niños de 6 a 12 años que incluye ¡libros, teatro, artes plásticas, ciencia y juegos!

Si quieres más información marca al 52.11.04.92 ext.124, 126 o 128 o en su página de internet http://www.ibbymexico.org.mx 

Fondo de Cultura Económica

El Fondo de Cultura Económica (FCE) se fundó en 1934, y desde entonces publica muchísimos títulos, varios de ellos para el público infantil y juvenil. Además de publicar, tiene una cadena de librerías en todo el país y durante el verano tienen actividades y talleres que te podrían ¡encantar! http://www.fondodeculturaeconomica.com/invitaciones/2015/Cursos-de-verano2015.html

También hay toda una cartelera de actividades y cuentacuentos para el mes de julio, aquí les dejo el calendario: http://www.fondodeculturaeconomica.com/invitaciones/2015/Cartelera_Julio.html

¿Leer durante el verano?

¡Estamos a pocos días de que empiece el verano!

Y si sobreviviste las últimas semanas llenas de trabajos y exámenes finales, entregas de premios, además de festivales y ceremonias de fin de año… estoy segura de que están listos para un merecido descanso.

Es cierto que después de tanta actividad, los niños (y sus mamás), buscamos pasar días relajados y con actividades divertidas en donde los niños puedan ser niños y no tengan presiones de horarios o tareas.

Pero, ¿sabías que, la Universidad John Hopkins en Estados Unidos, hizo un estudio en donde prueba que durante el verano los niños pierden parte de los conocimientos que tenían al salir del año escolar? Esto por supuesto, se puede evitar si los niños están involucrados en actividades que les ayuden a seguir aprendiendo durante estas semanas de vacaciones.

Yo no lo tenía tan claro… ¿esto quiere decir que hay que seguir estudiando? La respuesta es NO.

Las actividades del verano no tienen que ser tareas y estudios, pero todos los niños se benefician de tener diferentes oportunidades de aprender, y esto también es cierto durante las semanas de verano.

Entonces, ¿Qué podemos hacer? pues nosotros en Lectureka te proponemos “no quitar el dedo del renglón” y seguir leyendo durante el verano… después de todo, la idea de educar niños lectores es que tus hijos disfruten leer y por lo tanto lo hagan todo el año y no solamente cuando se los exigen en el colegio.

Y estos son algunos tips para que tus hijos disfruten leer durante este verano

  • ¡Lean juntos! Esta época es más relajada y en general tenemos menos presiones. Aprovecha para pasar tiempo en familia y disfrutar de una gran historia.
  • Organízate con tus amigas para crear un club de lectura. Convierte el leer en un momento divertido para compartir con gente de su edad (y tú puedes aprovechar para tomarte un cafecito y ponerte al día con tus amigas).
  • Visiten ferias, librerías y bibliotecas. La variedad de libros y lugares ayudan a crear un ambiente especial y divertido.
  • ¿Van a salir de vacaciones?, pídele a tu hijo que busque información sobre su destino. Déjalo que descubra la historia de la ciudad, lugares que visitar, los parques de diversiones que pueden visitar…

Si tienes más tips, escríbelos en la sección de comentarios y después hacemos un post para compartir todas sus sugerencias. 

¿Por qué es TAN importante leer bien?

¿Qué tan importantes son la lectura y la escritura? ¿De verdad son tan significativos para el desarrollo de nuestros hijos? La respuesta es un definitivo ¡sí! leer y escribir es nada más y nada menos la base de todo aprendizaje a lo largo de la vida.

A diferencia de lo que muchos creen, el proceso de lecto-escritura empieza mucho antes de que los niños entren a la escuela. De hecho, la fase pre-alfabética inicia desde que el bebé nace. Durante sus primeros años de vida se desarrolla el lenguaje oral y la conciencia fonológica que más tarde utilizará para poder comunicarse, comprender conceptos y darle forma a sus ideas y pensamientos. Tu papel durante esta fase es fundamental, recuerda leerle cuentos, platicar con él y cantarle para que se vaya familiarizando con los sonidos del lenguaje.  

Aprender a hablar es un proceso natural, sin embargo; aprender a leer y a escribir no… es por ello que como papás, debemos utilizar estrategias para ayudar a nuestros hijos en el proceso. Leer junto con ellos, llevarlos a la biblioteca infantil, inventar historias y escribirlas, hacer sopas de letras y otros juegos que involucren conocer el significado de las palabras…, son solo algunas de las muchísimas actividades que puedes probar (Artículo: 10 Actividades para enseñar a leer a tus hijos) vale la pena intentarlas todas pues la lecto-escritura es una habilidad que puede marcar la vida de tu hijo. Del dominio de la misma dependerá su capacidad para expresarse y relacionarse con su entorno y establecer relaciones interpersonales con quienes lo rodean. 

Enriquece su vocabulario a través de la lectura

La lectura ayuda a muchísimas cosas, sobre todo al principio, cuando conocer las letras y palabras es básico para que los niños puedan expresar lo que piensan y sienten, y de esa manera se puedan relacionar con el mundo exterior.

Tomando en cuenta esto, resulta importantísimo ayudarles a ampliar su vocabulario y ¿qué mejor que hacerlo a través de la lectura?, ¡prueba con estas actividades!

  • Una y otra y otra vez…

¿A tu hijo le encanta que le leas un cuento una y otra vez?, ¿nunca se aburre de escuchar la misma historia?, ¡perfecto!, la repetición es una excelente forma de estimular la memoria, aprender nuevas palabras y apoyar el proceso de alfabetización. Aprovecha esta oportunidad para darle gusto y al mismo tiempo ayudar a que identifique palabras y frases que espontáneamente utilizará en la vida cotidiana.

  • De aquí para allá y de allá para acá

Leer por turnos es una de las mejores actividades para que los niños aprendan a identificar e interpretar sonidos, letras y palabras. Primero asimilan las palabras cuando ellos leen y después refuerzan el significado cuando las escuchan en voz de alguien más. Además, como dejar pasar la oportunidad de practicar con ellos el escuchar… una habilidad que les servirá toda la vida.

  • Dígalo con títeres

Para ayudar a que tu hijo imagine y le de forma al conjunto de letras que aparecen en las historias que lee (o que le lees), los títeres son una gran opción. Hacer una pequeña “obra de teatro” que ejemplifique las  palabras dentro de una historia es ideal para ampliar su vocabulario. Conforme tu hijo vaya creciendo puedes ir subiendo el nivel de complejidad en el lenguaje de sus libros.

  • Cuéntame una historia

Este es un juego muy simple: haz tarjetas con distintas palabras y pide a tu hijo que escoja 1 y después la utilice dentro de una historia inventada. De esta forma te aseguras de que entiende el significado de la palabra y las distintas situaciones en que puede emplearla. Este juego lo puedes llevar contigo a todas partes, y utilizarlo la próxima vez que tengan que esperar en algún lado… te sorprenderá la cantidad de palabras que tu hijo puede aprender, retener y utilizar. 

¡Yo no leo! ¿Cómo le doy a mis hijos un buen ejemplo?

Es verdad que los niños aprenden de lo que ven y que el ejemplo siempre es el mejor argumento… pero ¿qué pasa cuando no eres el ejemplo perfecto para el hábito que quieres inculcar? Si ese hábito es la lectura, ¡te tenemos buenas noticias! y 5 tips que te pueden ayudar a educar hijos lectores.

1. Aprendan juntos

¿Qué mejor motivación que tu hijo para adquirir un buen hábito? La lectura es una actividad ideal para hacer juntos y con el tiempo puede ser una experiencia que compartan toda la vida. Empieza con 10 minutos al día, ponle hora y lugar, y acuérdate que se necesitan aproximadamente 30 días para adquirir un hábito.

2. Un paso a la vez

Si nunca has sido lector, no empieces con un texto complicado de 546,872 páginas, mejor inténtalo con algo sencillo y corto. De esa manera te será más fácil terminarlo y no acabarás por desanimarte a la mitad.

3. Lee sobre lo que te gusta

Una de las principales razones por las que los adultos no leen, es porque lo ven como obligación o trabajo. Para combatir esto, no solo leas con tus hijos sino también busca libros, revistas y blogs sobre temas que te interesen. Recuerda que no hay reglas para leer, hazlo a tu estilo y a tu ritmo, poco a poco puedes aumentar el tiempo y la complejidad de la lectura.

4. Piensa en los beneficios

La estimulación de la concentración, memoria, agilidad mental, atención, capacidad de expresión, mejoramiento de las relaciones sociales y reducción del estrés son algunos de los beneficios de leer. Pero el mejor de todos es la oportunidad de darle un buen ejemplo a tu hijo y ayudarlo a adquirir un buen hábito que lo acompañará toda su vida.

5. Inscríbete a un Club de Lectura

Si necesitas un empujoncito extra para hacer las paces con los libros, un club de lectura puede ser la solución. Inscríbete o arma un club con tu familia o amigos así tendrás el compromiso de leer el libro acordado antes de la siguiente reunión.

¡Día Mundial del Libro!

La UNESCO designó en 1995 el 23 de abril como Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor como una manera de rendir homenaje universal a los libros y a sus autores.

Además, este día tiene como objetivo el fomentar (especialmente en los jóvenes) el descubrimiento del placer de la lectura y a valorar las irremplazables contribuciones de aquellos quienes han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad.

¿Por qué el 23 de abril? Porque ese día en 1616 murieron, Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega, haciendo esta fecha un día simbólico para la literatura mundial.

Cada año, la UNESCO elige una capital mundial del libro. Este 2015, la ciudad elegida fue Incheon (Corea) en reconocimiento a su programa para promover la lectura entre jóvenes y los sectores desfavorecidos de la población.

Actualización: En 2016, la cuidad elegida fué Wroclaw (Polonia) por su compromiso de fomentar la creatividad y promover el diálogo entre las mujeres y los hombres de todas las culturas. 

¿Cuáles son las características de un cuento clásico?

Hay muchísimos cuentos para niños pero ¿qué los hace un cuento clásico? ¿cuáles son las características que deben tener?

A todos nos gusta oír una buena historia

Aunque se tienen registros escritos de casi todos los cuentos clásicos, su origen viene de la tradición oral, y son historias que se han transmitido por años de generación en generación.

Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

En general, los cuentos clásicos tienen sus bases en la vida real pero al final, el resultado es más imaginación que realidad.

Son cortitos

Los cuentos son narraciones cortas y fáciles de recordar. Se basan en una trama sencilla y todo lo que ocurre tiene que ver entre sí.

Siguen un orden

Los cuentos se basan en acciones y consecuencias, y se forman de 4 partes principales: el planteamiento de la situación, las pruebas u obstáculos, las ayudas y el desenlace (en el que el personaje principal logra su cometido.

¿Qué haríamos sin un héroe o heroína?

Siempre hay un personaje principal,  que nos guiará a lo largo de la historia. Y aunque ellos no son los que cuentan la historia, tenemos la ayuda de un narrador que lo ve y lo sabe todo.

¡Nos inspiran!

No es una regla que todos los cuentos tengan una moraleja. Pero por fortuna, la mayoría de los cuentos infantiles sí encierran lecciones valiosas de las que todos podemos aprender.

Mantengamos esta tradición viva y ¡no dejes de contarles cuentos a tus hijos!


No te pierdas nuestras recomendaciones: 10 cuentos clásicos para tu biblioteca infantil

+ Libros = + Nivel Educativo

A todos los papás nos gustaría que a nuestros hijos les fuera bien en la escuela. Y aunque esto depende de una serie de factores e involucra muchos mecanismos cognitivos, tener libros en casa es un factor importantísimo y un regalo que les puedes dar a tus hijos para estudiar, aprender y desarrollarse a lo largo de la vida.

Mariah Evans, de la Universidad de Nevada, realizó un estudio (que duró 20 años, en 27 países y en donde se analizaron alrededor de 70,000 casos http://goo.gl/ehl1yM) en donde concluyó, que el número de libros que se tienen en casa esta correlacionado al nivel de estudio que los niños podrán alcanzar.

Este estudio encontró, que los niños que crecen en hogares con bibliotecas de 500 libros, logran en promedio 3 años más de escolaridad que los niños que no crecen con este beneficio.

Todos los niños, no importa su país de origen, situación económica o el nivel educativo de sus padres, se benefician de tener una biblioteca en casa, pero entre más libros hay, mayor es el beneficio.

Así que, ¡no dejes pasar la oportunidad! y ayuda a que tus hijos tengan todas las ventajas con las que los puedas apoyar.

¡Empieza hoy! con nuestro artículo de Libros Clásicos para tu Biblioteca

Actividades en familia para motivar la lectura

Es en casa donde se siembran los valores y comienzan todos los hábitos; la lectura no es la excepción. Si quieres hijos lectores, necesitas ser el ejemplo e inculcarles el amor por los libros mediante actividades de la vida cotidiana.

Aquí te damos algunas ideas para incentivar la lectura en tu familia:

El Periódico

Este fin de semana después de leer el periódico, utilízalo para jugar con tu hijo. La dinámica es sencilla: encuentra una sección divertida como deportes o espectáculos, haz una lista de distintas cosas a encontrar en el periódico como: palabras que comiencen con las vocales o alguna letra en especial. También pueden buscar 10 palabras nuevas e investigar su significado.

Paseo Familiar

Caminen juntos alrededor de la cuadra o en un parque cercano y pónganse el reto de buscar la mayor cantidad de letreros posible durante el recorrido. El miembro de la familia que más letreros lea, gana un premio. ¿Qué mejor que ejercitar el cuerpo y la mente al mismo tiempo?

Rincón Mágico

Aprovechen el fin de semana que toda la familia está reunida para leer juntos. Lo primero es elegir un rincón especial para hacerlo y acondicionarlo para que sea lo más cómodo y acogedor posible. Después, seleccionen un libro y hasta se pueden disfrazar de los personajes principales. Ahora sí, es momento de comenzar a leer por turnos y disfrutar de la historia.

Club de Libro

Un club de lectura familiar es una buena forma de incentivarlos a leer. ¿Cómo funciona?, fácil, cada miembro de la familia elige un libro para que todos lean y después se reúnen a discutir lo que opinaron de él. Además de que tu hijo estará emocionado de leer lo mismo que tú, durante la sesión podrás conocer un poco más acerca de cómo piensa y lo que siente.

Como Educar Lectores para Toda la Vida

Como papás, la educación de nuestros hijos es uno de los temas que más nos preocupa. Y cuando el tema de la lectura entra en juego, aparecen nuevas preguntas como ¿cuándo es buen momento para acercarlos a los libros?, ¿qué tanto presionarlos para que lean?, ¿cómo despertar el interés y amor por los libros?

Si una de tus metas es educar niños lectores, estos tips pueden ayudarte en la misión:

  • La regla de oro es, ¡pon el ejemplo! Si tu hijo ve que lees y lo disfrutas, será más fácil que sienta curiosidad y quiera imitarte.
  • Lee todos los días. Menos tele y más libros, en lugar de caer en la tentación de poner su película favorita para entretenerlo, intenta leer junto con él y así crear un hábito que lo acompañará toda su vida.
  • Regala libros. Aprovecha todas las oportunidades que tengas para regalarle libros. Así, siempre tendrá muchas opciones y se convertirá en algo súper natural para él.
  • Visita la biblioteca o librería infantil. Así como lo llevas al parque y al cine, vayan a la biblioteca y exploren juntos todo lo que este mágico lugar puede ofrecer.
  • Ten paciencia. Cada niño tiene su propio proceso de aprendizaje. Festeja sus esfuerzos y aliéntalo a que siga practicando.

Y si tu hijo está aprendiendo a leer, en este artículo te damos algunas estrategias que te pueden servir:

http://www.lectureka.com/blog/2014/9/2/estrategias-para-aprender-a-leer

Hablar con tu bebé es el primer paso para acercarlo a la lectura

Aunque parezca difícil de creer, platicarle a tu bebé, incluso antes de que nazca, es el primer paso para acercarlo al maravilloso mundo de la lectura. Existen estudios que aseguran el reconocimiento de los sonidos vocales desde que el bebé está en tu panza. Esto favorece su conexión contigo y con el mundo exterior lo que ayuda a su desarrollo intelectual y emocional.

Una vez que nace, no es necesario esperar a que cumpla cinco o seis meses para empezar a hablar con él. Desde los primeros días intenta platicarle, cantarle e incluso describirle lo que estás haciendo cuando lo bañas, cambias el pañal, das de comer, etc. Durante los primeros meses de vida, en realidad no importa tanto qué le cuentes, sino cómo lo hagas; los sonidos y ritmos son muy importantes para que vaya identificando palabras y pueda relacionarlas con cosas o situaciones de la vida cotidiana.

Para poder leer, primero es necesario aprender a hablar, habilidad que tu hijo adquiere en sus primeros dos años. Para hacerle más fácil este proceso, intenta lo siguiente:

  • Para conectar con él, es importante que cuando le hables lo veas a los ojos, pongas tu cara cerca de la suya y le sonrías.
  • Es bueno gesticular y exagerar un poco los sonidos cuando le hables pero, siempre usa las palabras correctas. Evita reproducir los errores comunes que tu bebé comete como decir “eche” en lugar de leche o “babija” en vez de cobija. Recuerda que los niños tienden a imitar y aprenden con el ejemplo.
  • ¡Cántale! los ritmos musicales son la manera más sencilla de ayudarle a recordar palabras y frases. Puedes empezar con las canciones que te cantaban a ti de chiquita, Tu y Yo Cantando tienen opciones increíbles... te puedes suscribir a su canal en You Tube o comprar el disco el iTunes, aquí te doy el link: https://www.youtube.com/user/tuyycantando 

Juegos para Estimular la Creatividad de tus Hijos

La creatividad es una habilidad super importante para los niños, ya que a lo largo de la vida, los ayudará a tomar decisiones, enfrentar situaciones y resolver conflictos. 

Hay muchas maneras de estimular la creatividad, y no solamente se logra con actividades como la pintura o la música. La lectura puede ser tu aliado en este proceso y aquí hay algunos juegos que te pueden ayudar:

Historias a la medida

Elige distintas imágenes relacionadas a un tema y entrégaselas a tu hijo, luego pídele que las acomode en el orden que cree que van y escriba la historia o cuento que se imagina. Te sorprenderá cuántas diferentes versiones puede crear. 

Caja de sorpresas

Recorta junto con tu hijo distintas imágenes al azar y guárdenlas en una caja. Pídele que, sin ver, saque una de las figuras y describa lo más detallado posible sus características. Repitan esta actividad cuantas veces quieran. Para mejores resultados, decoren juntos la caja, de esa manera le emocionará más descubrir las sorpresas dentro de ella. 

Juego de voces

Cuando leemos un cuento, descubrimos que los personajes tienen distintas personalidades. Una buena manera de demostrarlo es a través del tono y ritmo con que hablan. Incita a tu hijo a que invente una voz y acento distinto para cada personaje. Lean el cuento en voz alta como si se tratara de una obra de teatro, se divertirán mucho. 

Un mejor final

Los libros no siempre tienen que acabar como lo propuso el autor, ¿por qué no elegir nuestro propio final? Deja que tu hijo plasme sus pensamientos y emociones y decida cuál sería la forma perfecta de terminar la historia. Puede cambiar el final cuantas veces quiera y de esa manera descubrir mil libros en uno. 

5 maneras de hablar con tus hijos sobre lo que están leyendo

Como papás, es muy importante estar cerca de nuestros hijos y platicar con ellos. Esto nos ayuda a entenderlos y conocerlos mejor durante las diferentes etapas de su vida. Una manera divertida de hacerlo es hablar con ellos sobre los libros que están leyendo.

Puede ser sobre el tema específico del libro, si se identifican con algún personaje, a qué reflexiones los llevaron…entre otras muchas cosas. Sin embargo, a veces no sabemos como empezar y nos volcamos en un interrogatorio que parece examen. 

Te comparto 5 formas para iniciar la conversación:

  1. Lee con él: Si se trata de una actividad en conjunto, será más fácil platicar sobre el libro. A medida que vayan avanzando en la historia, hazle preguntas como ¿qué hubieras hecho en su lugar?, ¿cómo crees que se sintieron los demás personajes?, ¿crees que eso estuvo bien o mal? Será una manera natural de comenzar con las grandes lecciones entre las hojas.
  2. Haz que sea divertido. Al educar es muy fácil volvernos estrictos. Recuerda que aunque tu eres su mejor maestro, la lectura debe ser una actividad que disfrute y no que lo estrese. Procura platicar con el en un tono relajado e inventen juegos acerca del tema que esté leyendo. Una caza del tesoro, un juego de detectives, una obra de teatro… son actividades que puedes probar.
  3. Más allá de las páginas. En lugar de agobiarlo con una lista de preguntas sobre lo que está leyendo, lleva la experiencia de la lectura a otro nivel. Por ejemplo, si se trata de un libro de animales, llévalo al zoológico y aprovecha el momento para que te platique lo que ha aprendido.
  4. Da el primer paso. Como papás, es nuestra responsabilidad propiciar una comunicación abierta con nuestros hijos. Crea un espacio (puede ser a la hora de la comida o antes de acostarse) en el que la familia hable sobre las cosas que pasaron en su día. Verás como antes de que te des cuenta, tu hijo estará platicando no solo sobre lo que lee, sino sobre lo que siente y piensa.
  5. Escúchalo. Pon mucha atención cuando tu hijo habla. Si lo escuchas atentamente, descubrirás lo que ya sabe y aquello que le inquieta y podrás abordar los temas que necesiten atención. 

¿Cómo leerle a los bebés?

¿Sabías que es durante el primer año de vida cuando adquirimos todos los sonidos de la lengua materna? Sentirte rara al leerle a tu bebé es normal pero, aunque creas que está muy chiquito y que aún no es tiempo de iniciarlo en el mundo de la lectura, en realidad se trata del momento perfecto.

Desde que estás embarazada hasta que tu bebé cumple un año, es el periodo en el que empieza a estimular la imaginación y memoria, y adquirir habilidades comunicativas; leerle maximizará estos procesos. (Sigue este link con algunas recomendaciones de Libros para leer en el embarazo)

¿Cómo lo hago?

  • Conviértelo en parte de la rutina. No importa si es mientras lo bañas, en la mañana después de desayunar o antes de acostarlo, destina al menos 10 minutos diarios a leerle en voz alta. Si lo haces con alegría y emoción, tu bebé comenzará a asociar los libros con experiencias placenteras y tendrá más posibilidades de convertirse en un adulto lector. 
  • ¿Qué le leo? En este periodo no importa tanto qué le leas sino cómo se lo leas. El ritmo, la entonación y el volumen de la voz son los elementos más importantes para que tu bebé se vaya identificando con el lenguaje. Es recomendable leer lentamente para que tu hijo pueda familiarizarse con el sonido de las letras y palabras. 
  • Trabajo en equipo. Lo más recomendable es que tanto papá como mamá se involucren en esta actividad. Tu bebé identificará a través del tono de tu voz distintas emociones, esto genera la formación de vínculos más fuertes y promueve su desarrollo emocional y social.
  • Las imágenes cuentan. Aunque ya mencionamos que durante los primeros meses de tu bebé no es tan importante el contenido de la lectura, obtendrás mejores resultados si eliges revistas, libros educativos o cuentos con colores vivos e imágenes llamativas.

¿Cuál es la edad indicada para empezar a leer?

Todos los papás alguna vez nos hemos preguntado ¿por qué nuestros hijos no vienen con instrucciones?, esto aplica en muchos temas y la lectura no se salva. Si no estás segura de cuándo es el momento perfecto para empezar a leerle a tu hijo, la respuesta es muy sencilla: cuanto antes, mejor.

Existen estudios que demuestran que leerle a tu bebé desde que está en tu panza es una manera de ayudarle a despertar los sentidos y generar un vínculo especial entre ustedes. Incluso antes de nacer, los bebés y la mamá establecen un profundo lazo que se puede nutrir aún más mediante la experiencia de la lectura. Al leerle cuentos lo estarás ayudando para que aprenda mejor en el futuro. Además, es una excelente manera para que empiece a reconocer las voces de mamá y papá. Aquí te damos algunas sugerencias para leerle a los niños durante el embarazo.

Durante los primeros meses de tu bebé, no importa tanto lo que le leas, sino cómo se lo leas. La modulación de la voz lo ayudará a identificar el ritmo del lenguaje. Según la Asociación Estadounidense de Pediatría, es a partir de los 6 meses de edad cuando tu hijo empezará a interactuar con el contenido e imágenes de los libros. En esta etapa los libros visualmente muy llamativos y con sonidos o texturas son una gran elección.

A medida que tu hijo vaya creciendo, los temas de los libros pueden ir variando. Primero acércalo a aquellos libros en los que pueda descubrir colores, animales, letras del alfabeto, etc., y poco a poco ve introduciendo historias más complejas.  (Lee nuestro artículo “Cómo elegir libros de acuerdo a su edad”).

Aunque es normal que quieras que aprenda todo cuanto antes, concéntrate en lo maravilloso de leer y disfruten de estos momentos juntos, ya habrá tiempo para mejorar la técnica.

Libros de Acuerdo a su Edad

Un libro es el mejor regalo que puedes darle a tu hijo. Descubrir nuevos mundos en cada página es una aventura increíble que no olvidará nunca. Aunque hay muchas opciones, es importante elegir aquellos que sean aptos para su edad; de esta manera los disfrutará y aprovechará mucho más. Estas son algunas de las claves que te ayudarán a encontrar el libro perfecto.

Para los más pequeños

Nunca es demasiado pronto para acercarse a los libros. Si tu hijo es bebé, busca libros ilustrados de plástico o tela con los que pueda interactuar. También les encantan los libros que tienen sonidos.

Entre 1 y 3 años

Los libros cortos e ilustrados con historias sencillas son la mejor elección. Aunque tu hijo ya no es un bebé, los libros manipulables (como los diccionarios visuales o aquellos con imágenes desplegables) siguen siendo una buena manera de acercarse a la lectura. Le encantarán los libros sobre colores, animales, números, letras del alfabeto, estaciones del año, etc.

De los 4 a los 7 años

Es en esta edad donde se inicia propiamente el proceso lector. Busca libros con letra grande para que puedan seguir las palabras fácilmente. Durante esta etapa los dibujos siguen siendo importantes para relacionar conceptos con imágenes. Tu hijo está descubriendo su papel en el mundo, debido a ello será más fácil que se interese con historias en las que los niños sean los protagonistas.

A partir de los 7

Las historias fantásticas, los cuentos de hadas, los cómics de superhéroes y alguna que otra biografía sencilla, son una buena elección. En este momento los dibujos pasan a un segundo plano y las narraciones y argumentos se vuelven más importantes.

Además de elegir libros de acuerdo a su edad, busca libros acerca de temas que le gusten. Elegir libros de acuerdo a sus intereses y momento que está viviendo es la clave para generar un vínculo entre él y la lectura ¿le gustan los dinosaurios, las princesas?, ¿está aprendiendo los colores? o ¿tiene una nueva mascota?

Mejora tu Concentración y Lectura de Comprensión

¿Alguna vez te ha pasado que lees algo y después no te puedes acordar de los detalles? Esto sucede generalmente por distracción y hay algunos juegos y actividades que te pueden ayudar a mejorar la concentración de tus hijos.

  1. A cantar se ha dicho. Aprender canciones es una de las mejores técnicas para estimular la memoria; no importa cuántos años tengas, nunca es demasiado pronto para cantarle. Lo primero es repetirlas hasta que las aprenda, después pueden incluso inventar nuevos versos y crear canciones a la medida.
  2. A la antigüita. Con la invasión de los celulares, son pocos los que hoy en día se saben los números de teléfono de sus familiares y amigos. Incita a tu hijo a que memorice el teléfono de la casa y los celulares de mamá y papá. De esta forma no solo adquirirá agilidad mental, sino que además podrá usarlos en caso de emergencia.
  3. Memoria auditiva. Para los más pequeños, los juguetes y libros que emiten sonidos al apretar algún botón son una forma divertida de hacer asociaciones y recordar –literalmente– cómo suena nuestro mundo.
  4. Escondidillas. Selecciona entre 5 y 10 objetos (dependiendo de la edad de tu hijo), enséñaselos y luego escóndelos por toda la casa. El juego consiste en que tu hijo encuentre todos los objetos en el menor tiempo posible. Se divertirá muchísimo y aprenderá a poner atención para acordarse de los detalles.
  5. Lectura en voz alta. Esta técnica estimula la concentración y la memoria a la máxima potencia. Primero mediante las palabras que ve, luego por los sonidos que producen y por último por la asociación que hace entre imagen y sonido.
  6. De vez en cuando hazle preguntas sobre lo que está leyendo. Acuérdate que no se trata de hacerle un examen sino de ayudarlos a poner atención a los detalles. Si no se acuerdan de algo, vuelvan a leer ese fragmento. 

10 razones para regalar libros en esta época del año

¿Todavía no tienes todos tus regalos?, no te compliques, aquí te dejo 10 razones por la que los libros son el regalo ideal para grandes y pequeños.

  1. Son muchos regalos en uno. No importa si lees el mismo libro 10,000 veces, cada una es distinta y nunca deja de sorprenderte.

  2. Son un regalo para muchos. Los libros (especialmente los infantiles) se pueden leer en voz alta y compartir un momento de complicidad creando puentes entre generaciones.

  3. Nunca pasan de moda. Los libros no conocen temporadas; para un buen libro el tiempo no pasa y su historia se mantiene vigente.

  4. Es imaginación, creatividad y libertad en versión física. Las hojas de un libro abren puertas a mundos únicos y maravillosos.

  5. Regalar un libro es una manera de estar presente en la vida de un ser querido. Es una buena idea escribir un mensaje especial además de la fecha en la primera página, así siempre que lo vea y cada vez que lo lea se acordará de ti. 

  6. Es un acto de amor. El hábito de la lectura es un aprendizaje valioso para toda la vida.

  7. Los libros ayudan a comprender mejor el mundo y a ser más empáticos con la gente que nos rodea pues nos dan la posibilidad de ponernos en el lugar de alguien más.

  8. Son un primer paso para hacer del mundo un lugar mejor. Los libros nos hacen reflexionar sobre lo que está bien y lo que está mal, ayudándonos a formar un criterio.

  9. Ayudan a aumentar el vocabulario. Entre más palabras sepamos, más fácil es poder expresar lo que sentimos y pensamos.

  10. Siempre hay una opción para cada persona en tu lista… según Google, en 2010 había más de 129 millones de libros en el mundo y ese número seguro ha crecido desde entonces. 

5 Habilidades para Leer Mejor

Para leer mejor hace falta más que un buen par de ojos. La comunicación, comprensión, atención, concentración y la creatividad, son habilidades muy importantes para lograrlo.

Conoce algunas estrategias para desarrollar estas importantes habilidades:

1. Comunicación

Lectura y lenguaje van de la mano. Entre más palabras conozca, mejor podrá comunicar sus sentimientos y emociones. Enséñale nuevas palabras y ponle ejemplos para que pueda identificarlas fácilmente. Lo más importante es utilizar estas nuevas palabras en casa para que se familiarice con ellas y aumente su vocabulario.

2. Comprensión

Recuerda que más que leer mucho, lo importante es que entienda lo que está leyendo y pueda relacionar la lectura con situaciones de la vida real. Para esto te recomiendo que elijas textos que van de acuerdo a su edad e intereses. Además, platiquen mucho, puede ser sobre cualquier tema y hazle preguntas como ¿por qué crees que pasó eso?, ¿tú que hubieras hecho?...

3. Atención

Es básica para procesar y filtrar la información que recibimos. Algunas estrategias que puedes utilizar son:

  • Fijar metas a corto plazo (como leer 10 páginas cada día). Esto facilita la planeación y la creación del hábito de la lectura.
  • Crea un ambiente adecuado y sin distracciones. Evita que la tele, el celular y la compu estén prendidos mientras está leyendo.

4. Concentración

Hacer rompecabezas y jugar memoria son actividades para que tu hijo practique la concentración, además le ayudarán a elegir y priorizar.

5. Creatividad

La creatividad no solo es clave para leer, sino también para resolver problemas de la vida diaria. Jugar a interpretar diferentes roles, el teatro, y la mímica ayudan a que tu hijo use la imaginación y desarrollar su pensamiento creativo.

Juegos para Practicar la Lectura

¿Tu hijo no piensa que leer puede ser un juego?, tal vez estas actividades harán que cambie de opinión. Inténtalas y diviértanse juntos.

La Frase Secreta

Instrucciones:

  • Elige una oración y sepárala en palabras.
  • Haz papelitos con cada una de las palabras y escóndelos por toda la casa o escoge un espacio determinado como su cuarto o la sala.
  • La misión es encontrar cada palabra (puedes ayudarle diciéndole frío o caliente según se vaya acercando a los papelitos) para finalmente descubrir la frase secreta.

Búsqueda del Abecedario

Instrucciones:

  • Dibuja todas las letras del abecedario en una cartulina y colócala en un lugar visible.
  • Pide a tu hijo que encuentre un objeto en la casa (o en el parque, super, escuela…) que empiece con cada una.
  • Por cada letra encontrada dale una estampa que pueda pegar junto a la letra del abecedario correspondiente.

Memoria Fantástica

Se trata de un juego muy fácil y divertido que pueden jugar en familia y/o con amigos. La regla principal es dejar volar la imaginación.

Instrucciones:

  • Dependiendo del número de integrantes, hagan un círculo o siéntense uno frente al otro y decidan quién será el primer jugador.
  • El primer jugador deberá comenzar a inventar una historia. Solamente puede decir una frase. El siguiente jugador deberá añadir otra frase o idea que se pueda ligar con la primera y así sucesivamente hasta que la historia esté completa.
  • Acuérdense de que todos los cuentos deben de tener un inicio, desarrollo y fin. Sin olvidarnos de un héroe o heroína y un ¡villano!

Receta de Cocina

Elige alguna receta sencilla y pídele a tu hijo que lea las instrucciones mientras cocinan juntos. Si quieres ir un paso más allá, te sugiero cocinar galletas con formas de letras. Anímalo a que sea él quien las corte y te diga el sonido de cada una; incluso pueden formar palabras. Con este tipo de comida, ¡si se juega!