Lewis Carroll

¿Sabías que el nombre real del escritor inglés de “Alicia en el país de las maravillas” no era Lewis Carroll, sino Charles Lutwidge Dodgson? Esta no es la única curiosidad en la vida de Charles quien, además de ser bueno con las palabras, era buen fotógrafo, gran inventor y excelente con los números (no por nada dio clases de matemáticas en la Universidad de Oxford).

Creciendo con 7 hermanas y 2 hermanos, ¡imagínate todas las aventuras que vivió! Aunque el estilo de vida de su familia no era precisamente arriesgado sino más bien tradicional y conservador (¡su padre era pastor!); vivir en una casa con 12 personas más es por si mismo una hazaña. Un poco tartamudo, medio sordo de un oído, distraído e introvertido, Lewis (que por ese entonces aún se llamaba Charles) se refugiaba en la lectura y escritura. A los 7 años ya había leído obras extensas y grandes clásicos, y para los 13 había publicado en muchas revistas.

El seudónimo de Lewis Carroll nació, cuando a los 24 años, impulsado por su timidez, decidió traducir su nombre al latín para publicar su primer libro. Aunque su obra más famosa es “Alicia en el país de las maravillas”, también escribió poemas, cuentos y hasta libros matemáticos.

Dicen por ahí que Lewis tenía insomnio por lo que pasaba noches y noches en vela escribiendo, por eso inventó una tabla que le permitía escribir en la obscuridad. Este no fue su única creación, también trabajó en una primera versión del juego de mesa que hoy conocemos como Scrabble.

Si aún no has leído a Lewis Carroll, es momento de entrar en su mundo mágico y dejar volar tu imaginación pues, como dice una de sus frases más famosas “Puedes llegar a cualquier parte si andas lo suficiente”.