5 maneras de hablar con tus hijos sobre lo que están leyendo

Como papás, es muy importante estar cerca de nuestros hijos y platicar con ellos. Esto nos ayuda a entenderlos y conocerlos mejor durante las diferentes etapas de su vida. Una manera divertida de hacerlo es hablar con ellos sobre los libros que están leyendo.

Puede ser sobre el tema específico del libro, si se identifican con algún personaje, a qué reflexiones los llevaron…entre otras muchas cosas. Sin embargo, a veces no sabemos como empezar y nos volcamos en un interrogatorio que parece examen. 

Te comparto 5 formas para iniciar la conversación:

  1. Lee con él: Si se trata de una actividad en conjunto, será más fácil platicar sobre el libro. A medida que vayan avanzando en la historia, hazle preguntas como ¿qué hubieras hecho en su lugar?, ¿cómo crees que se sintieron los demás personajes?, ¿crees que eso estuvo bien o mal? Será una manera natural de comenzar con las grandes lecciones entre las hojas.
  2. Haz que sea divertido. Al educar es muy fácil volvernos estrictos. Recuerda que aunque tu eres su mejor maestro, la lectura debe ser una actividad que disfrute y no que lo estrese. Procura platicar con el en un tono relajado e inventen juegos acerca del tema que esté leyendo. Una caza del tesoro, un juego de detectives, una obra de teatro… son actividades que puedes probar.
  3. Más allá de las páginas. En lugar de agobiarlo con una lista de preguntas sobre lo que está leyendo, lleva la experiencia de la lectura a otro nivel. Por ejemplo, si se trata de un libro de animales, llévalo al zoológico y aprovecha el momento para que te platique lo que ha aprendido.
  4. Da el primer paso. Como papás, es nuestra responsabilidad propiciar una comunicación abierta con nuestros hijos. Crea un espacio (puede ser a la hora de la comida o antes de acostarse) en el que la familia hable sobre las cosas que pasaron en su día. Verás como antes de que te des cuenta, tu hijo estará platicando no solo sobre lo que lee, sino sobre lo que siente y piensa.
  5. Escúchalo. Pon mucha atención cuando tu hijo habla. Si lo escuchas atentamente, descubrirás lo que ya sabe y aquello que le inquieta y podrás abordar los temas que necesiten atención.