Mejora tu Concentración y Lectura de Comprensión

¿Alguna vez te ha pasado que lees algo y después no te puedes acordar de los detalles? Esto sucede generalmente por distracción y hay algunos juegos y actividades que te pueden ayudar a mejorar la concentración de tus hijos.

  1. A cantar se ha dicho. Aprender canciones es una de las mejores técnicas para estimular la memoria; no importa cuántos años tengas, nunca es demasiado pronto para cantarle. Lo primero es repetirlas hasta que las aprenda, después pueden incluso inventar nuevos versos y crear canciones a la medida.
  2. A la antigüita. Con la invasión de los celulares, son pocos los que hoy en día se saben los números de teléfono de sus familiares y amigos. Incita a tu hijo a que memorice el teléfono de la casa y los celulares de mamá y papá. De esta forma no solo adquirirá agilidad mental, sino que además podrá usarlos en caso de emergencia.
  3. Memoria auditiva. Para los más pequeños, los juguetes y libros que emiten sonidos al apretar algún botón son una forma divertida de hacer asociaciones y recordar –literalmente– cómo suena nuestro mundo.
  4. Escondidillas. Selecciona entre 5 y 10 objetos (dependiendo de la edad de tu hijo), enséñaselos y luego escóndelos por toda la casa. El juego consiste en que tu hijo encuentre todos los objetos en el menor tiempo posible. Se divertirá muchísimo y aprenderá a poner atención para acordarse de los detalles.
  5. Lectura en voz alta. Esta técnica estimula la concentración y la memoria a la máxima potencia. Primero mediante las palabras que ve, luego por los sonidos que producen y por último por la asociación que hace entre imagen y sonido.
  6. De vez en cuando hazle preguntas sobre lo que está leyendo. Acuérdate que no se trata de hacerle un examen sino de ayudarlos a poner atención a los detalles. Si no se acuerdan de algo, vuelvan a leer ese fragmento.